+34 934 196 212
Fax +34 933 554 901
info@sanahujacambra.com 

 

Apuntes

El debate ideológico en torno a la reforma laboral

La reforma laboral se ha convertido en una de las puntas de lanza de la ofensiva que pretende desgastar la labor reformista del gobierno sin tener en cuenta la situación en la que se encuentra nuestro país y sin priorizar las necesidades del mercado laboral de una nación integrada y comprometida con el marco de la Unión Europea e inserta en una economía global donde la capacidad competitiva de cada país es crucial.

A las críticas a la reforma laboral se han sumado no sólo sindicatos, partidos políticos y ciertos gobiernos autonómicos, sino también sectores de la magistratura. En concreto, la asociación profesional de “Jueces para la Democracia” ha dejado patente su postura en su comunicado de 16 de febrero de 2012, según el cual “la reforma laboral constituye uno de los mayores ataques al Derecho del Trabajo y a las instituciones laborales a partir de la aprobación del Estatuto de los Trabajadores (ET) y materializa una reforma ofensiva, regresiva, reaccionaria y profundamente injusta”.

Una cuestión previa que considero que al lector puede interesar es que el Estatuto de los Trabajadores, aprobado en el año 1980, es heredero directo de la legislación laboral del franquismo, evidentemente en lo que se refiere al reconocimiento de derechos laborales de carácter individual. Obvio es decir que los derechos de carácter colectivo, como es el caso de la negociación colectiva, el derecho de sindicación, huelga, etc., estaban proscritos por Ley.

El resultado de la mezcolanza de la legislación franquista junto al reconocimiento de una batería de derechos constitucionales necesarios para acomodar nuestro sistema legal a un Estado de Derecho ha conducido, según los hechos han demostrado, a un mercado laboral rígido, excesivamente proteccionista respecto a los derechos de los trabajadores y ajeno a las circunstancias cambiantes de las condiciones económicas que las empresas han de afrontar de forma continua.

La actual reforma laboral es clara en este sentido y, por primera vez, deja en manos de empresarios y trabajadores de las propias empresas la negociación de sus condiciones laborales (dentro del marco limitativo que establece la reforma), en función precisamente de su entorno económico y no del sector donde desarrollan su actividad.

¿Cómo es posible pensar que una empresa, por ejemplo del sector químico, con quince trabajadores dedicada a barnices de agua y con una facturación de menos de un millón de euros al año, puede asumir las condiciones de un convenio sectorial negociado por asociaciones empresariales tuteladas por grandes corporaciones, muchas de ellas de carácter multinacional? Esa empresa está destinada al fracaso, no puede competir frente a empresas con dimensiones y recursos inigualables, mientras debe asumir condiciones salariales idénticas. La regulación convencional sectorial ha sido uno de los elementos más perniciosos para la competitividad de este país, al margen, claro está, de la nefasta política de formación profesional que se ha llevado a cabo en España en los últimos veinticinco años.

Nadie que haya analizado con serenidad y sin prejuicios ideológicos la grave recesión por la que atravesamos puede justificar que nuestra situación sea una cuestión atípica y temporal.  

No obstante, como anteriormente referí, la propia asociación profesional de “Jueces para la Democracia”, ha manifestado su pública oposición a la reforma laboral por considerarla “ofensiva, regresiva, reaccionaria y profundamente injusta”, calificativos éstos que evidencian un posicionamiento meramente ideológico y, por tanto, ajeno a cualquier crítica de naturaleza estrictamente técnico-jurídica.

Lo que más se ha aproximado a un debate aparentemente despojado de esa carga de visceralidad antojosa ha sido el cuestionamiento sobre la constitucionalidad de la reforma, en sus dos vertientes: formal, por atentatoria contra la jerarquía normativa y sustantiva, por vulneradora de concretos derechos constitucionales.

Así, se ha invocado la vulneración del art. 35 de nuestra Constitución, según el cual “todos los españoles tienen el deber de trabajar y el derecho al trabajo, a la libre elección de profesión u oficio, a la promoción a través del trabajo y a una remuneración suficiente para satisfacer sus necesidades y las de sus familias, sin que en ningún caso pueda hacerse discriminación por razón de sexo”.

Pero no olvidemos el art. 38 de nuestra Carta Magna en el que se establece que  el reconocimiento a la libertad de empresa en el marco de la economía de mercado: “los poderes públicos garantizan y protegen su ejercicio y la defensa de la productividad, de acuerdo con las exigencias de la economía general y, en su caso, de la planificación”.

Dos cuestiones que, asombrosamente, se están planteando estos días como contradictorias: ¿es más constitucional el contenido programático del art. 35 de nuestra Constitución que el regulado en el art. 38 de nuestra Carta Magna? Dos derechos constitucionales no pueden ser incompatibles, considerando que ambos preceptos se encuentran recogidos en el Título Primero, Capítulo II, Sección 2ª de nuestra Constitución. Obviamente, sin que se garantice la defensa de la productividad es imposible garantizar el derecho al trabajo.

No hay mayor error que presuponer que los intereses de los trabajadores son contrarios, por naturaleza, a los de sus empresarios y viceversa. El problema no reside en la irrefutable existencia de intereses en conflicto, sino en concebir que tal antagonismo sea el único marco de referencia regulador de la relación entre trabajadores y empresarios. Seguir fomentando esta distorsionada percepción nos abocará, irremediablemente, a un futuro sin esperanzas de progreso.

(Si desea efectuar alguna consulta profesional en materia de derecho laboral relacionada con empresas, altos directivos o autónomos puede gestionarla en esta sección)

Áreas de actividad

Empresas

03.03.2011
Empresas

Nuestro despacho profesional está especializado en asesoramiento laboral a empresas, tanto en sus relaciones de carácter colectivo como individual.

Altos directivos

18.01.2012
Altos directivos

Ofrecemos asesoramiento legal para definir y concretar el marco contractual más adecuado entre los altos directivos y las empresas.

Autónomos

18.01.2012
Autónomos

Asesoramiento jurídico en la formalización de los contratos de arrendamiento de servicios entre empresas y profesionales autónomos económicamente dependientes.

Servicios

Asesoramiento laboral permanente para empresa

28.08.2014
Asesoramiento laboral permanente para empresa

Con la iguala o tarifa fija mensual damos un servicio continuo de asesoramiento laboral. La empresa dispondrá de un departamento jurídico permanente sin los costes de una asesoría interna.

Externalización del área de Recursos Humanos

27.08.2014
Externalización del área de Recursos Humanos

Aportamos el soporte necesario para asumir la administración o supervisión de las áreas de personal de pequeñas y medianas empresas.

Informe de situación en materia de personal para empresas

28.08.2014
Informe de situación en materia de personal para empresas

Constatar que no existen errores en la aplicación de la legislación laboral resulta de gran importancia para las empresas a fin de evitar graves problemas.

Apoyo en la externalización de actividades de la empresa

28.08.2014
Apoyo en la externalización de actividades de la empresa

Asesoramos y redactamos los documentos legales necesarios para que las empresas formalicen el outsourcing de áreas de su propia actividad.

Negociación convenio colectivo de empresa

05.01.2017
Negociación convenio colectivo de empresa

Nuestro despacho acompaña a las empresas desde el primer momento, abordando desde el inicio del proceso de negociación del convenio colectivo las diversas etapas de su desarrollo.

Apuntes de Dolores Sanahuja Cambra

La letrada Dolores Sanahuja Cambra ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea

17.09.2019
La letrada Dolores Sanahuja Cambra ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea

Para la justicia europea, a priori el estado de salud de un trabajador reconocido como especialmente sensible a los riesgos derivados del trabajo, no equivale sin más a ser discapacitado.

El descuelgue de un convenio no puede tener efectos retroactivos

04.11.2015
El descuelgue de un convenio no puede tener efectos retroactivos

El Tribunal Supremo entiende que el descuelgue sólo puede producir efectos a partir del momento en que se concierta y su duración está limitada hasta la entrada en vigor de un nuevo convenio colectivo aplicable a la empresa.

¿Cuándo comienza la jornada laboral de un trabajador sin centro de trabajo físico o habitual?

07.10.2015
¿Cuándo comienza la jornada laboral de un trabajador sin centro de trabajo físico o habitual?

La resolución del TJUE plantea importantes interrogantes para aquellas empresas que han adoptado un modelo organizativo acorde con el uso del desarrollo tecnológico actual, tipificado legalmente como trabajo a distancia (teletrabajo).

Validez de los sistemas telemáticos en despidos

16.09.2015
Validez de los sistemas telemáticos en despidos

Cualquier sistema telemático que posibilite comunicar por escrito a un trabajador su despido, indicándole la fecha de efectos y los motivos del mismo con la amplitud que sea necesaria y que permita acreditar la efectiva notificación de dicha comunicación, es un canal adecuado.